lunes, 22 de diciembre de 2014

Jamilena a mediados del siglo XIX descrita por Madoz


Pascual Madoz (1806-1870) fue  un político español de nuestro turbado siglo XIX que fue diputado a cortes y ministro de Hacienda. Sin embargo, al margen de su intensa actividad política, fue autor y editor del Diccionario geográfico, estadístico e histórico de España y sus posesiones de ultramar (1845-1850). La importancia de esta obra, en la cual se van describiendo todos los pueblos y lugares del Reino de España, en relación con Jamilena está en que gracias a ella tenemos una visión aproximada acerca de cómo era el pueblo de Jamilena mediado el siglo XIX, además de constituir una fuente escrita básica para el conocimiento de la historia local. Pero cómo era ese Jamilena que Pascual Madoz nos describe:

       “Villa con ayuntamiento, en la provincia y Diocesis de Jaén (2 leguas) partido Judicial de Martos (1 legua). Audiencia territorial y capitania General de Granada; se halla situada al estremo occidental de la sierra de su propio nombre; en posición alegre, resguardada de los vientos del sur por varias montañas que por esta parte se elevan:

Disfruta de clima sano; se compone la población de 270 casas todas de un solo piso a escepción de 4, que forman varias calles y una plaza, aquellas, regularmente alineadas y bien empedradas, y esta pequeña y a un extremo de la población, en la que se encuentra la casa Consistorial, con su correspondiente departamento en el piso bajo para la cárcel, si bien una y otra en mal estado: Escuela de primeras letras concurrida por unos treinta niños, cuyo maestro lo es un vecino sin más dotación que las retribuciones de sus discipulos; Iglesia parroquial (la Natividad) servida por un cura párroco y un sacristán, nombrado el primero por el Consejo especial de las órdenes: hay tambien una fuente dentro de la población, que sirve de abrevadero para los ganados y lavadero; fuera se encuentra una hermita (la Virgen de la Estrella), en estado ruinoso, correspondiente a la parroquia de San Pedro de Torre Don Jimeno, y un caserio hacia el oeste que fué de los Minimos de la misma Población en cuya población hay un molino aceitero.

El termino confina por el Norte y Este con el de Torredelcampo (½) legua, Sur el de Martos (1 legua) y Oeste con Torre Don Jimeno (½); En su jurisdicción hay una fuente denominada del Alamo que sirve para el mismo objeto que la que hemos indicado en la (vease), y varios manatiales que unidos a los derrames de aquellos, proporcionan riego a algunas porciones de terreno, dando ademas movimiento a las ruedas de un molino aceitero, pasando despues a incorporarse al Guadalquivir mas abajo de Marmolejo. El terreno es todo de labor y desigual, a escepción de una pequeña parte de riscales y pedregal, incapaz de reducirse a cultivo; Esta plantado de olivar y viñedo; los caminos son de rueda, pero en mal estado, los que dirigen hasta la divisiónde los terminos de Martos, Torre Don Jimeno, y Torredelcampo, y los demás de herradura y vecinales; reciben la correspondencia de Torre Don Jimeno;. Productos: trigo, cevada, aceite, vino, garbanzos, habas, maiz, patatas y legumbres; cria poco ganado lanar y cabrino; la industria agrícola es la principal; ademas existen algunos telares de lienzos comunes, un molino harinero de una piedra, que muele a temporadas, y tres aceiteros dentro del pueblo, además del ya expresado; una fabrica de Jabon blando y tres tiendas de abaceria; población 376 vecinos, 1.427 almas. Capital.

Productos. 1.966,359 rs. Id. Imponible: 82,487. Contribución: 27,529. El presupuesto municipal asciende a 7,000 rs. que se cubren parte con productos de propios, y el resto por reparto vecinal”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada