sábado, 31 de octubre de 2015

El Día de los Santos antaño

El Día de los Santos es una festividad muy popular en Jamilena, en la cual todos asistimos ese día al cementerio municipal a visitar las tumbas de nuestros antepasados o familiares difuntos, que en ese día se encuentra bellamente adornadas, sobre todo con flores y velas. En el siguiente texto mostramos un fragmento de las memorias de D. Rafael Castellano Pérez, antiguo alcalde de Jamilena y maestro, quien recordaba el Día de los Santos y el de los fieles difuntos en Jamilena de la siguiente manera:


EL DÍA DE LOS SANTOS y los DIFUNTOS

"Eran las dos Fiestas en una. El Día de los Santos era para preparar los nichos y tumbas por la mañana y por la tarde a visitar el cementerio. La noche se pasaba jugando a las castañas. Se organizaban trincas en las casas, allí estaban las muchachas y los jóvenes
íbamos visitándolas. De cuando en cuando se daba una vuelta por el cementerio para cuidar las mariposas que ardían o se reponían o echaban nuevo aceite. Las campanas estaban doblando durante toda la noche y al día siguiente a oír las misas de Difuntos. Tres, seis, o las que se pudieran y por la mañana los responsos en el cementerio. Días de tristeza. De verdadera tristeza. Si faltaba el padre, mal. Se llevaba la llave de la despensa. Si la madre, llegaba la desorganización a la casa. Se sentía bastante más que ahora. La vida familiar era más intima. Más solidaria. Hoy están más separados los miembros de la familia, y ya dice el refrán: ojos que no ven, corazón que no siente y duelos con pan saben a menos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada